¿Quien es Suso?

SUSO

Las preguntas más frecuentes de los lectores devueltas a sus dueños por el susodicho, esta vez, con respuestas.

¿Suso es tu nombre de verdad?

Me llamo Jesús, pero prefiero Suso. En japonés, la palabra “suso” se utiliza para designar al dobladillo de faldas y pantalones. Me gusta porque describe mi personalidad.

¿Cuántos años tienes? ¿Cuántos años tenías cuando empezaste a viajar en bici?

Mi primer viaje largo lo hice a los 27, pero veo Shin-Chan y no me gusta el pimiento, así que todo parecido con mi DNI es pura coincidencia.

¿Qué piensa de tus viajes la gente que te conoce?

Dicen que cuando ven los programas de Calleja y Bear Grylls se acuerdan de mí.

¿Cómo te las arreglas para financiar tus viajes?

Ahorro dinero y una vez allí, hago cosas baratas y trato de ser selectivo con mis gastos. Unido a que pedalear es gratis y lleva tiempo, el hecho de desplazarse en bici es algo que anima a no despilfarrar, ya que, en cierto modo, condiciona tu modo de vida.

¿Qué haces en tu tiempo libre, cuando no estás viajando?

Lo de todas las noches, Pinky: tratar de dominar el mundo.

¿Hablas japonés?

Versión rápida: sí.

Versión lenta: aunque estoy aún muy lejos de dominar la lengua, puedo mantener conversaciones sencillas en japonés con relativa facilidad. Leer el idioma, y sobre todo escribirlo, me cuesta aún mucho trabajo, especialmente cuando hay kanjis de por medio (¿y cuándo no los hay?). Aun así, los conocimientos que tenía cuando llegué a Japón por primera vez –y que tuve la oportunidad de desarrollar a lo largo del viaje– me resultaron muy útiles.

Cuando llegué a Japón por primera vez apenas era capaz de comprender la mitad de lo que me decía la gente y mucho menos expresar una décima parte de todo lo que tenía que preguntar. Pero, poco a poco, a partir de la segunda o la tercera semana, ya no me daban palpitaciones cada vez que alguien me paraba por la calle y pude disfrutar hablando con muchas personas, aparte de la tranquilidad que da el poder preguntar dónde estoy, por ejemplo.

Así que, por un lado, tener nociones de japonés me ayudó desde un punto de vista práctico: me sirvió para orientarme, interpretar mapas y señales de tráfico, etc. Pero, sobre todo, me permitió establecer un contacto más allá de lo puramente cortés con muchas de las personas que me encontré el camino. En ese aspecto, creo que haber tenido la oportunidad de comunicarme con ellos en su propio idioma constituyó una de las claves de mi viaje, ya que me permitió descubrir una parte de un país y una cultura muy diferentes del entorno que había conocido hasta entonces, no solamente desde la perspectiva de un extranjero fascinado ante todo lo que le resulta novedoso, sino también a través de los ojos de sus propios habitantes.

¿Cómo aprendiste el idioma?

Empezó como un juego, por pura curiosidad ante una lengua tan diferente. Con un par de libros, internet y constancia, en mis ratos libres mataba el tiempo con eso. Al principio trataba de entender las películas o series que veía, después busqué contactos japoneses a los que escuchar y poder chapurrear algo por Skype, hasta que un día me di cuenta de que no sólo podían entenderme, sino que muchas veces echábamos un buen rato hablando. Así, tuve el japonés como hobby un año y medio más o menos.

¿Por qué elegiste Japón? ¿Y por qué elegiste ir en bici?

Haciendo balance, creo que el hecho de poder entender y hablar un poco el japonés fue una de las razones principales que me empujaron a tomar la iniciativa de viajar a Japón. Japón es un lugar más en la larga lista de sitios que espero poder conocer y aunque está bastante lejos de España, me resultaba accesible por mis conocimientos del idioma. También estoy lo suficientemente interesado en la cultura y la historia como para no cansarme fácilmente.

En cuanto a viajar en bicicleta, no tiene ningún significado especial, es simplemente un medio de transporte que se ajusta bien a mis necesidades: puedo cargar más equipaje que viajando a pie y es bastante más rápido que caminar. Supongo que la satisfacción que me produce poder contemplar con calma lugares por los que la mucha gente, que emplea otros transportes, pasa de largo; o el hecho de sentir cierto orgullo tras llegar a lo alto de una montaña sin otra ayuda que la de mis piernas también tuvieron algo que ver en el asunto. Si a esto le añadimos que no me gusta conducir ni las multitudes, la bici es la mejor opción que se me ocurre por ahora.

A los que aún les quede curiosidad pueden visitar mi perfil de facebook o mi perfil de google+

9 Responses to “¿Quien es Suso?”

Leave a Reply