10ª Etapa: El rio Nakatsugawa

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags: , ,
5

escanear0139

Sábado 18 de Septiembre del 2010

El viernes por la tarde después de pasar un gran día junto al mar crucé la ciudad de Iwaki en busca de una carretera que llevase hacia las montañas sin demasiadas complicaciones. Así que por la tarde confiando en las recomendaciones del touring mapple me metí por una carretera secundaria que discurría por un valle muy estrecho. En el fondo un río con bastante caudal salta de roca en roca labrando escalones en el granito. Pasé la noche en un camping gratuito en un pueblo y por la mañana temprano me puse en marcha.

More »

9ª Etapa: La rana en la rama del cerezo

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags: , , ,
3

Viernes 17 de Septiembre del 2010

escanear0099

Después de la tormenta viene la calma y cuando salgo a la calle a por la bici con las alforjas al hombro a parte de cyanopica me espera un sol esplendido y un precioso cielo azul adornado con unos inofensivos cúmulos. Me alejo del hotel caminando en dirección al taller que había visto el día anterior. En la entrada, un señor mayor sentado en un taburete de madera vestido con un mono terminaba de arreglar un pinchazo en la bicicleta mientras la dueña esperaba mirando aburrida un descolorido poster que estaba pegado en el escaparate.

More »

8ª Etapa: Embalse de Hananuki

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags: , ,
7

Jueves 16 de septiembre del 2010.

Duermo plácidamente sobre unas tablas que los obreros se habían olvidado en aquel lugar, cuando el ruido de la lluvia me despierta. Me alegro en lo más profundo de mi saco de dormir de haber decidido pasar la noche dentro de la cabaña a pesar del olor a cerrado y de haber perturbado el descanso de la familia de ratones que aquí habitaba hasta ayer por la tarde. Ahueco el montón de ropa que me hace de almohada, cierro los ojos y duermo la mañana ya que la meteorología me da la excusa perfecta para seguir soñando.

More »

7ª Etapa: El valle del dragón Ryujin.

admin Posted in 2010-2011, susonotabi
1

Miércoles 15 de Septiembre del 2010

Pasé la noche bajo el alero del templo de Moriizumi onsen por si acaso llovía otra vez durante la noche. Por la mañana las nubes bajas se quedaban atrapadas en las copas de los cedros centenarios que hay a los lados del templo. Mientras recojo las cosas el viento bate la niebla y los grillos y las cigarras comienzan a cantar a medida que aumenta la temperatura. Con todo el equipaje empaquetado me hecho la bici al hombro y bajo las escaleras. Dejo la cámara grabando en un farol para dejar constancia de que soy yo el que transporta hoy a cyanopica y no al contrario.

More »

6ª Etapa: Moriizumi

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags: , ,
2

14 de Septiembre del 2010

Sentado en el comedor espero paciente a que aparezca una bandeja con mi desayuno. En el menú hay algo que me hace especial ilusión el Kurigohan. Este cuenco de arroz con castañas es una pequeña cura de humildad. Yo que pensaba que sabía mucho de castañas y esta mañana la cocinera me sorprende con este plato tan sencillo y tan bueno.

escanear0009Salgo de Nikko por uno de los tramos de la avenida de los cedros y mientras avanzo por el bosque empiezo a hacer pequeños descubrimientos, como esta casa abandonada hace muchos años. El interior estaba relativamente intacto y a través de la ventana podían verse los muebles y algunos utensilios. Pasé muchas ganas de colarme a hacer fotos pero lamentablemente al estar sólo y no tener móvil es mejor no entrar en determinados sitios, a no ser que la estructura del edificio me ofrezca seguridad. Y las bigas de esta casa de madera inhabitada desde al menos 40 años no me ofrecían la suficiente confianza. More »

Nikko: La avenida de los cedros

admin Posted in 2010-2011, guía para viajar en bici por Japón, rutas recomendadas, susonotabi,Tags:
5

 

Hoy voy a estrenar una nueva sección en la que voy a recomendar rutas las rutas que más me gustaron de mis dos viajes por Japón. Y comienzo por una de las carreteras más hermosas por las que he pasado nunca. La avenida de los cedros de Nikko.

escanear0011

Este bosque comenzó a plantarse en 1625 por orden de Matsudaira Masatsuna, que durante 20 años hizo plantar 200.000 árboles para luego donar el bosque al santurario Shintoista de Nikko Toshogu.

El resultado fueron unos tramos de carretera interminables flanqueados por cedros gigantescos, que conducen hasta los famosos y archifotografiados templos y monasterios de Nikko.

En los mapas de Touring Mapple recomienda tres tramos de carretera de aproximadamente 5Km mas o menos cada uno y algo diferentes uno de otro:
Ver Susonotabi 2010/11 en un mapa más grande

El tramo de la nacional 119 que es la carretera que viene desde Utsunomiya es llano, estrecho y el que más claros tiene de los tres. No tiene ninguna dificultad y sólo puede resultar un poco incómodo el ruido de los coches, pero no hay ningún peligro por que hay un arcén los suficientemente amplio como para circular en bicicleta con comodidad.
Ver Susonotabi 2010/11 en un mapa más grande

El tramo de la nacional 121 viene del sur y aunque es un poco más amplio que el de la N-119 es el que más tráfico de coches tiene y tiene bastantes subidas y bajadas ligeras así se que se podría decir que es el menos recomendable a quien no esté acostumbrado a andar en bicicleta por la carretera con coches. No hay arcén así que hay que compartir el espacio con los coches  y el bosque es muy denso húmedo y oscuro y fue el que más me impresionó.
Ver Susonotabi 2010/11 en un mapa más grande

Los dos tramos anteriores confluyen en el pueblo y a aproximadamente un kilómetro al este del cruce comienza el tramo de la nacional 120 que es por el que voy en el video. Este es el que más cerca de los templos patrimonio de la humanidad y yo esperaba que estuviese plagado de gente paseando pero las dos veces que pasé por aquí no había nadie. Lo cual me sorprendió muchísimo por que me parece un lugar espectacular y único. Este tercer tramo es el más facil de los tres no hay coches y es prácticamente llano. Así que es recomendable para cualquier persona.

mapa de nikko ampliado0001

Los tres tramos son sencillos pero puede que el tramo de la nacional 121 sea más adecuado para hacerlo en moto o en coche que en bici.

Nikko “descripción general”

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags:
2

dibujonikko

Sigo con los fragmentos de “El Japón galante y heroico de Enrique Gómez Carrillo”.

Por alamedas de criptomerías gigantescas, llegamos al lugar en donde se encuentran reunidos, en un espacio relativamente pequeño, los tres grandes templos. Desde lejos una pagoda aparece, entre los árboles, con sus cinco techos superpuestos, pintados de azul, y sus muros rojos llenos de filigranas. Este solo monumento bastaría para ilustrar un pueblo. Aquí apenas tiene la importancia de un campanario. A sus pies aparece un friso de monos representando las virtudes. Los hay que se tapan los ojos, la boca y las orejas para simbolizar la discreción; los hay que se inmovilizan en actitudes beatas, para indicar la fe; los hay que se ayudan a subir por rocas escarpadas para patentizar la caridad; y todos esos cuerpos peludos y todos esas caras grotescas tienen una fuerza expresiva tan intensa, que lego quedan grabados para siempre los gestos simiescos en la memoria.

Los proverbios japoneses se inspiran a través de los siglos en las posturas de esos monos. Algunos pasos más lejos, un muro que rodea uno de los santuarios, ostentan la más sorprendente decoración escultural de pájaros y de flores que se mezclan, que se combinan, que forman grupos caprichosos en los cuales las alas atornasoladas de los faisanes y las colas irisadas de los pavos reales hacen resaltar las violencias de tonos de las rosas y de las peonías. Cada flor, cada ave, cada insecto, es una joya artística. Los más ilustres escultores trabajaron años y años en tallar así esta madera, que en seguida pintores famosos, coloraron con paciente realismo.

También los dioses que guardan las puertas en cada templo son obras de un mérito muy grande, que requirieron lustros enteros de trabajo. Éste que escala una roca es Daikoku, el señor de las riquezas. Su cabellera está formada de cuernos entrelazados, y en su risa hay algo de feroz. Sus manos de presa sostienen un saco repleto. El pañuelo que rodea su cuello es un tejido de oro y de pedrerías. En otro nicho, dentro de una jaula de laca, un demonio gesticula y baila, y abre los ojos tan grandes, que se le ven hasta los nervios interiores. A un lado, formando uno de esos contrastes peculiares en el arte japonés, Benter, dios de la belleza, sonríe con su sonrisa que cura todos los males. Y éste que se yergue airado blandiendo una maza de oro, ¿quién es? Sin duda Bishamon patrón de los samurayes. En cuanto a este otro que tiene una expresión de perpetua alegría y cuya carcajada es tan franca, seguramente es el buen Hotel, protector de los que beben y de los que cantan, divinidad rabelesiana que parece un Buda borracho.

5ª Etapa: Los orígenes de Nikko

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags: ,
2

Nikko

12 de Septiembre del 2010

Esta mañana descubro que el pinchazo del día anterior ha degenerado en una brecha en la cámara y no tiene arreglo. Resignado me pongo a empujar la bici en dirección a Utsunomiya. Camino durante horas dando vueltas en busca primero de un conbini para desayunar algo y así de paso pregunto por un taller de bicis. A media mañana encuentro una tienda de bicis en una zona comercial al sur de Utsunomiya (después de arrastrar la bici 15Km).

Solucionados los problemas técnicos me pongo en marcha cruzo Utsunomiya subo un pequeño puerto y casi con el impulso de la bajada llego a un albergue juvenil que hay al sur de Nikko.

Dejo mi equipaje y me voy a dar una vuelta por “El Japón galante y heroico de Enrique Gómez Carrillo”. Un libro de que escribió un Guatemalteco hace poco más de cien años.

More »

4ª Etapa: Tsukuba-san

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags: ,
3

Tsukubasan jinja

11 de Septiembre de 2010:

¿Cuándo es suficientemente de día para levantarme? Cambio de postura en la hamaca. Apoyo la mejilla en el borde y miro hacia el suelo cubierto de hojas. Supongo que cuando ya puedo ver a los mosquitos que me rondan es suficientemente de día. Me incorporo y sin bajarme de la hamaca, sentado con las piernas cruzadas empiezo a asearme y a vestirme. El bosque también se despierta mientras con el brazo metido hasta el codo rebusco en una de las bolsas. Mi estómago me recuerda que ayer no compré bastante comida.

More »

3ª Etapa: El fin del llano

admin Posted in 2010-2011, susonotabi,Tags: ,
4

10 de Septiembre del 2010.

Salgo de mi escondrijo temprano por la mañana, completo mis rutinas mañaneras y comienzo mi periplo hacial Ushiku para ver una estatua gigante de bronce de Budha. Voy junto al río/lago por los caminos de tierra que hay sobre los diques que separan los arrozales. Avanzo como una flecha espantando los cormoranes, las garzas y los milanos que desayunan en este pantano artificial salpicado de misteriosas basuras japonesas.

SANY0140SANY0135

Después de pinchar por culpa de prestar más atención a lo que hay en las cunetas que a lo que hay bajo mis ruedas salgo otra vez a la carretera y subo una pequeña colina hasta llegar a frente el templo de Osugi (literalmente cedro grande) Me paro a hacer unas fotos y aprovecho que aún es temporada alta para disfrutar de ciertos placeres gastronómicos.

Osugi jinja mae

Después de perderme un par de veces, justo al pasar una curva aparece la enorme estatua a lo lejos sobre los arboles. Me acerco hasta el lugar aparco mi bici y paso a ver la estatua y a dar una vuelta por los jardines. Subo en ascensor por dentro de la estatua y desde unas pequeñas ventanas a la altura del pecho (80m) para ver el paisaje y continuo el viaje.

Ushiku daibutsu Por la tarde cruzo la ciudad de Tsuchiura y después de un cruce antes de entrar en la carretera que sube al monte Tsukuka me tropiezo con un tesoro motorizado. De estos que parece que abundaban tanto en los años 60 pero que ahora escasean bastante. Espero un buen rato a ver si aparece el dueño para pedirle que me firme un autógrafo pero parece que no hay nadie así que continúo.
SANY0149

Termino el día intentando subir al menos la mitad del puerto del día siguiente antes de que se haga de noche, y tardo en encontrar un lugar adecuado para acampar. Pero a falta de un hermoso e idílico paraje con un arrollo de aguas cristalinas termino colgando la hamaca en o alto de un talud y rodeados de una nube de mosquitos que parece que hacen cola pacientemente para chuparme la sangre. Mientras un coro de cigarras amenizan la velada con la dulce melodía de sus alas.