Matsushima

admin Post in 2010-2011, Japón original, susonotabi,Tags: , , , , , , , ,
1
kanejima grafito

Una de las islas de la bahía de matsushima

Una de las chinchetas del mapa del segundo viaje por Japón la clavé en Matsushima. Una ciudad no muy lejos de Sendai donde pasé mi 29º cumpleaños. Este lugar es uno de los tres paisajes célebres o famosos de Japón, Nihon sankei, ya sabéis lo cuanto les gustan las listas chorras a los Japoneses y si además es del periodo Edo o anterior mejor que mejor.

En cualquier caso la fama es merecida pero tengo que mencionar que los tres lugares están en la costa, lo que por una parte no me parece raro siendo Japón un archipiélago aunque por otra parte y después de recorrer vez y media el país me sorprende que ninguno de los tres sea un lugar alejado del mar. Eso me hace sospechar que por una circunstancia u otra tal vez el autor de esta lista no pudo disfrutar de muchos paisajes montañosos o tal vez todo formaba parte de una estrategia editorial y comercial en la que la accesibilidad de los lugares casi era tan importante como la belleza del paisaje. Con esto tampoco quiero hacer de menos el lugar, sobretodo porque seguro no es comparable el paisaje actual con el de mediados del siglo XVII además cuando yo estuve el tiempo no acompañaba mucho sumado a que cuando se viaja en bicicleta hay que establecer prioridades y la primera está relacionada con la conservación de la energía con lo que sólo se va a un lugar, sobretodo si este está al final de una cuesta si se está convencido de que el esfuerzo merece la pena.

A BOATMAN HOISTS HIS SAIL ALONG THE SCULPTED SHORES OF MATSUSHIMA in OLD JAPAN

Fotografía de T. Enami circa 1900

Ahora, desde aquí, años después sentado frente al ordenador lamento ligeramente no haber subido hasta alguno de los cuatro miradores de nombre rimbombante para ver la bahía e intentar hacer alguna foto.

Los cuatro miradores son Soukan (Paisaje magnífico), Reikan (Paisaje hermoso), Yuukan (Paisaje encantador) e Ikan (Paisaje grandioso).

  1. Soukan, El magnífico, está en la isla de Miyato al Este de la bahía en la colina Otakamori que quiere decir ‘bosque alto’.

  2. Reikan, El hermoso, al norte de la bahía, en lo alto del monte Tomi (Tomisan) limitando con el municipio vecino Higashi Matsushima ‘Matsushima Este’.

  3. Yuukan, El encantador, al Oeste cerca las atracciones turísticas en Ogidani.

  4. Ikan, El grandioso, al Sur de la bahía en el municipio de Sichigahama.

mapa matsushima

 Si mi japonés no me falla fue Shunsai Hayasi, quien se inventó el nombre rimbombante de los cuatro miradores y es muy probable que haya lugares mejores desde los que ver la bahía es casi curioso que no haya un mirador oficial u oficioso, lo más parecido fue Matsushima taua que estuvo abierta desde 1964 hasta el 2002 en que ya obsoleta fue demolida. Este edificio construido a escasos metros del mar junto al balneario Matsushima onsen health center, se alzaba 64 metros sobre la bahía aunque originalmente estaba planificado que midiese 90 metros. Fue una construcción muy polémica en su momento porque los trabajos en la torre comenzaron sin que la obra tuviese los permisos necesarios para construir en lugar de especial protección cultural llegando el caso a tratarse en el parlamento japonés. Al final se alcanzó un acuerdo entre las partes reduciendo la altura a dos tercios de lo que los promotores pretendían quedando en los 64 metros, aunque esta altura se vería superada años más tarde con el añadido de una antena de telefonía que dejaría la altura total en 67,3 metros.

Escribiendo este artículo he descubierto unas cuantas cosas que en su momento se me pasaron por alto. Posiblemente la más importante de ellas sea la luna de Matsushima o mejor dicho la bahía iluminada por la luz de la luna. Desconozco en que fase estaba la luna cuando pasé por aquí, pero según estaba lloviendo dudo mucho que las nubes hubiesen dejado pasar demasiada luz. Pero por lo visto esta imagen ha servido de inspiración a muchos artistas y desde hace siglos es famosa. Por ejemplo Date Masamune tenía un palacio en Matsushima con una casa del té llamada Tsukimi goten. La fama del paisaje nocturno atravesó fronteras y es mencionado en literatura China del siglo XIV. Otra anécdota curiosa de la que suelen presumir los habitantes de Matsushima es la visita que hizo el 3 de diciembre de 1922 Albert Einstein. Se dice que llegó en tren ya por la noche y la luna ya había salido. Al salir de la estación de tren y verla el físico, exclamó: “¡Oh la luna! ¡Oh la luna! no hay artísta que pueda igualar tanta belleza.”

Senganjima

Uno de los 260 islotes con nombre que hay en la bahía

Quizás tendría que haber empezado por explicar esto antes pero el nombre de Matsushima es bastante auto descriptivo y guarda una clave de porqué este lugar es tan especial para los japoneses. Matsu significa ‘pino’, pino japonés más concretamente, y shima significa ‘isla’ y básicamente es eso lo que hay en la bahía 260 islas de diversas formas y tamaños coronadas por unos heroicos pinos que resisten a los elementos adaptándose a unas condiciones muy adversas aprovechando cualquier grieta o rendija entre las rocas y sacando el máximo partido posible al escaso suelo disponible sobre las islas. Todo el rato digo la bahía pero no estaría muy equivocado si lo llamase la ría de Matsushima. Como en el caso de las famosas rías de Galicia el fenómeno geológico que desencadena la secuencia de eventos que genera este paisaje es la subsidencia, el hundimiento del suelo. Posiblemente provocado durante una serie de terremotos que hizo que el fondo de los valles se hundiese. Después la erosión esculpió la rocas blandas que no son más que cenizas volcánicas compactadas y los sedimentos llenaron el fondo del valle haciendo que toda la ría tenga una profundidad bastante constante de unos diez metros. Salpicado todo con unos islotes con forma de seta, es decir la base más estrecha que la parte alta con una vegetación pintoresca sobre ellos. Seguro que ahora mismo a nadie le cuesta mucho esfuerzo imaginarse un jardín japonés con su estanque y algunas rocas asomando en el agua con un bonsai de un pino (matsu) junto a una terraza en la que disfrutar de una velada nocturna a la luz de la luna o como dicen en japón tsukimi. Que es como el hanami pero en lugar de disfrutar de los cerezos en flor la escusa para el bebercio y el comercio en este caso es la luna.

Precisamente esta semana la noche del , y habrá un evento para celebrar la luna de cosecha (nakaaki no meitsuki en el Tsukimi Goten con dos conciertos uno de biwa y otro de flauta, té verde en polvo y dulces tradicionales) desde este edificio histórico. También conocido como Kanrantei , que es una forma muy poética y enrevesada de decir el mirador de las ondas del agua. Originalmente esta casa de té estaba en un castillo en el sur de Kyoto, en el distrito de Fushimi, pero tras ser heredada por Date Masamune la transladan a Edo, la actual Tokio al palacio de Date. Pero vuelve a transladarse el edificio años más tarde por Tadamune, el hijo y sucesor de Date y ya se instala en el lugar que se encuentra actualmente rodeada de otros once edificios que completaban un complejo palaciego que sirvió de lugar de entretenimiento para los señores feudales de Sendai, además de princesas, nobles y concubinas. Concretamente el nombre de Kanrantei se lo puso la quinta generación que heredó el Tsukimi Goten y supongo que se referirá a las ondas concentricas sobre el agua tranquila de la bahía que se puede ver desde los corredores. También son muy famosas las puertas de corredera decoradas por el pintor Sakuma Shuri y la caligrafía que adorna una de las dos estancias.

Hasta aquí voy a llegar hoy, más adelante por lo menos en dos entradas más hablaré de otros lugares y de los islotes más famosos que los turistas pueden ver desde los barcos que hacen recorridos por la bahía todos los días.

« Prev: :Next »

One Response to “Matsushima”

Leave a Reply