7ª Etapa: Brañosera

admin Post in gr-1,Tags: , , , , ,
1

Martes 11 de Febrero de 2014

IMAG0185

Ayer cuando llegué a Cervera, casi no había nieve. Por decir que había algún que otro montón sucio y marrón abandonado en una cuneta. Pero esta mañana, cuando miro por la ventana veo que está nevando y durante la noche cayeron 5cm de nieve. No se mueve ni una hoja y la nieve cruje a medida que la bici avanza. Hay mucha más nieve que ayer pero como no hay vendaval se puede andar en bici. Despacio, porque la nieve pone un punto de dureza pero se puede andar.

Mañana tengo que volver a Oviedo y la razón por la que quería llegar hasta Cevera es porque es uno de los lugares desde donde puedo coger un tren de vuelta. Además hay dos opciones por Cantabria o por León. El tiempo no invita pero como me sobra tiempo voy a intentar pasar en bici hasta Cantabria por Brañosera. Que es un lugar de la gr-1 que no me quiero perder porque aquí todas las primaveras se celebra un congreso sobre la ruta.

Salgo de Cervera por una carretera buena y ancha y como hace tan mal tiempo casi no hay nadie. Por decir que hay un coche de la Guardia civil de patrulla que se paran a ver por donde voy y que hago por estos parajes invernales propios de las ciclogénesis febreriles.

 

Antes de desviarme en dirección a Brañosera, descubro una cosa curiosa, el Ciclorail en Salias de Pisuerga.

Fuera de la carretera más concurrida hay mucha más nieve pero como está fresca y es llano puedo avanzar, puedo hasta grabar un vídeo con el móvil con una mano. Aunque a punto estuve de registrar como me doy un talegazo yo solo.

La anécdota del día me ocurre llegando a Brañosera. Ultiamente no hay mucha gente por la calle de paseo y quien hay no suele hacer comentarios muy constructivos. En Barruelo de Santullán, una villa a 2Km de Brañosera, un hombre que camina por la acera agarrado a su paraguas, se para al verme aparecer.

¡Para arriba no puedes ir! dice, y no lo puedo evitar le contesto un poco cabreado.

¡Y tu que sabes a dónde voy! ¡Además a donde voy y dejo de ir ya lo decido yo! -digo mientras me alejo.

Tampoco era como para ponerse así, sobretodo teniendo en cuenta que posiblemente me lo decía con toda la buena intención de que no diese vueltas a lo tonto. Pero me llevo mordiendo la lengua unos cuantos días. Me pregunto como se las arreglarán los Rusos que se pasan medio año entre nieve y hielo.

Pero siguiendo con la tradición de que después de algo chungo pasa algo guay a un Km de Brañosera llego a la altura de un hombre que está de paseo y continuamos juntos. Charlamos un buen rato y me cuenta cosas de la zona, de las minas, de la ruta. Se ofrece a preguntar en el ayuntamiento como está la carretera para cruzar a Cantabria porque sorprendentemente las quitanieves no limpian la carretera hasta Brañosera, y por culpa de burocracias absurdas los 7,5Km que faltan hasta el limite de la provincia no se limpian (posiblemente a esto se refería el hombre de antes) dejando empantanaos a la gente que vive en Salcedillo.

Entramos en el ayuntamiento y hablamos con la chica que trabaja allí y que viene desde Salcedillo. Charlamos un rato y después de que ella haga una llamada por teléfono al alcalde. Me suben hasta el salón donde tienen una copia de la Carta Puebla me regalan un polar y me hacen un par de fotos.

En el ayuntamiento no me dan muchas esperanzas pero cómo me quedan sólo 2Km de subida decido intentarlo de todos modos y si no soy capaz a cruzar me quedo a dormir aquí, que me tratan bien.

Nada más salir de Brañosera en la carretera donde no limpian la nieve me cruzo con unos chicos que bajan en un todo terreno se paran a mi altura y bajan la ventanilla.
No vas a pasar que llega la nieve hasta el capó del coche. –Dice el conductor mientras hace un gesto con la mano enfatizando la cantidad exagerada de nieve que hay más arriba.
¿Pero vosotros pasasteis? -Hago todo lo posible por no poner cara de incredulidad y no parecer desagradecido cuando pregunto porque mucha diferencia en el espesor de la nieve me parece para 150m de diferencia que hay entre Brañosera y el puerto. Me contestan afirmativamente les agradezco el consejo y continuo.
brañosera
Con dificultad, porque con la pendiente es muy fácil patinar. subo el último repecho del día y desciendo hasta el pueblo de salcedillo a ver si encuentro donde comer. Aunque la perspectiva no es muy buena porque todo el pueblo está lleno de nieve.
Salcedillo
Empujo la bici hasta un mesón que tiene toda la pinta de estar cerrado, pero en cualquier caso me acerco hasta la puerta. Las luces están apagadas pero la puerta está abierta así que la abro y doy  una voz a ver si hay alguna respuesta. Desde la oscuridad la voz de una señora me contesta. Estoy salvado porque ya tenía bastante hambre. En brañosera era algo pronto para comer y la verdad es que no pensaba encontrar a nadie aquí no me puedo creer la suerte que estoy teniendo hoy. Pronto el hijo de la señora que cocina viene a hacerme compañía y a contarme unas cuantas historias un poco fantásticas. Menos mal que hay testigos que me vieron pasar por ahí porque si no es posible que pasase a ser otro personaje fruto de la imaginación de este hombre. Aunque tampoco me importaría demasiado.
cantabria
Cambio de provincia y parece que esté en otro mundo. Tampoco hace falta que esté completamente limpia con que un carril esté libre ya es suficiente para que no se cierre este tramo de carretera.
Desde Riaño que no rodaba por una carretera completamente limpia y entre eso y que para abajo todos los santos ayudan enseguida estoy en Fontibre donde la Gr-1 comparte un tramo con la ruta del Ebro GR-99 Desde ahí cuatro o cinco kilómetros hasta la estación de tren de Reinosa y vuelta para Oviedo
Me habría gustado poder llegar hasta la provincia de Burgos pero visto como amaneció el día no pensaba ni que fuese a llegar a Cantabria así que mejor no me quejo.

« Prev: :Next »

One Response to “7ª Etapa: Brañosera”

Leave a Reply