4ª Etapa: Ciclogénesis

admin Post in gr-1,Tags: , , , , ,
3

Sábado 8 de Febrero del 2014

pano12Despierto con calor dentro del saco, eso solo puede significar una cosa. Una subida de temperaturas, y bastante drástica. Está lloviendo y el viento sopla con mucha fuerza. El mismo cuento del otro día. El suelo de la tienda está mojado y hasta hay un pequeño charco en una esquina de la tienda donde tenía la mochila. Y lo peor de todo el saco está un poco mojado por los pies. Salgo de la tienda con la linterna y ajusto lo mejor puedo los vientos pero es inútil con tanto viento el techo de la tienda toca de vez en cuando el interior  y eso hace que algunas gotas de agua se deslicen hasta el suelo y poco a poco, gota a gota el agua se cuela y el suelo se va mojando.

Está siendo una noche muy tensa, son las 4 de la mañana y la temperatura ha vuelto a bajar y está nevando mucho.

A las 8 de la mañana despierto después de dormir un par de horas. Fuera no se escucha nada, salgo del saco y abro la cremallera de la tienda un poco. Asomo las narices una capa de nieve fresca casi ha tapado las rodadas de la bici. Todo está en calma. No se escucha el viento y los arboles de la otra ladera están quietos. Desayuno con calma y me recojo las cosas. Me hecho la mochila y las dos alforjas grandes al hombro y camino un rato hasta que veo por fin el puerto. Lo malo es que la nieve me llega hasta la rodilla y las rodadas del todo terreno ya no se aprecian. No me quiero ni imaginar la cantidad de nieve que habrá en el collado así que no me la juego y me voy a dar la vuelta. Es una lástima no poder hacer la ruta por donde está marcada pero no me queda otro remedio. Para poder continuar necesitaría raquetas para poder caminar sobre la nieve y aún así serían necesario subir y bajar el puerto por partes.

_IGP1805

Cuesta abajo las cosas se ven de otra manera. Aun tengo que hacer esfuerzo para avanzar pero no es lo mismo, a veces hasta no hace falta ni empujar. Dejo que la bici baje por mis pisadas de ayer y yo voy dando las zancadas más largas posibles para no tener que arrastrar mucha nieve. En seguida estoy en el cruce de caminos en que las pisadas terminaban ayer. En realidad las huellas no terminaban ahí si no que continuaban tras el brezo por un saliente hasta una roca. Dejo la bici a un lado y voy a intentar hacer algunas fotos del valle cuando por el rabillo del ojo me doy cuenta de que bajo la peña hay un venado. Me agacho y con cuidado vuelvo hasta la bici a por el objetivo grande. Vuelvo todo lo rápido que puedo hasta la roca y desde ahí veo que no es un venado si no que son tres. Gateo sobre la nieve para acercarme lo máximo posible sin que me vean y paso un buen rato contemplándolos desde el objetivo. Les tiro alguna foto aunque sin esperanzas de que salgan demasiado bien. Están demasiado lejos y la luz no es la adecuada para el tipo de película que llevo.

_IGP1822

De vuelta en la bici y con el culo helado de estar sentado sobre una piedra fría como un carámbano termino el descenso hasta la presa de Riaño. El viento vuelve a soplar con mucha fuerza. Casi de miedo acercarse a la valla para hacer fotos del pantano. De vez en cuando el viento se encajona entre las rocas y me cuesta mantener el equilibrio. El agua tiene una textura extraña cuando sopla el viento de esta forma. Casi se puede intuir cuando viene una racha por el rastro que deja en la superficie del agua. Aunque es difícil de estar preparado para los granos de nieve que te golpean la cara cuando esa racha de viento te alcanza.

« Prev: :Next »

3 Responses to “4ª Etapa: Ciclogénesis”

Leave a Reply