1ª Etapa, Ave Suso

admin Post in gr-1,Tags: , , , , , , , , , ,
4

IMAG0083

Domingo 26 de Enero

Ayer tomé la muy sabia decisión de quedarme en mi refugio hasta que parase de llover. La espera se hizo eterna pero al final a la noche del sábado ya casi no llovía y por la mañana, temprano, antes de amanecer pude hasta contemplar uno de los cielos más estrellados que he visto nunca.

Siempre por un lado o por otro el cielo estaba enrojecido por la luces de alguna ciudad pero supongo que las montañas no sólo me mantuvieron aislado de la red de telefonía móvil pero también de las luces de la cuenca minera.

Tengo unas ganas locas por ponerme en marcha hoy por la mañana y la suerte de cruzarme con una ardilla que llevaba un hayuco en la boca mientras se subía a un abedul, a un corzo al que pillé desprevenido al salir de una curva y ya casi a punto de coronar el puerto, al asomarme a un mirador que hay junto a la carretera veo a dos ciervos que caminan tranquilamente por la ladera.

Es esa hora. Esa hora justo después del amanecer en que siempre es fácil encontrarse con animales en el monte.

IMAG0094

Y por fin llego a lo alto del puerto y veo las señales del sendero histórico. El primer tramo hasta el caserío de Riosol, será imposible con tanta nieve así que bajo por la carretera hasta el camino que va a Maraña, el primer pueblo de la ruta. Empiezo a empujar la bici y de vez en cuando hasta puedo montar un poco. Gracias a que el viento ha barrido parte de la nieve del camino.

IMAG0097

Llego a la primera dificultad, por decirlo de alguna manera, el collado de Cagüezo 1379m y me toca dedicar una buena ración de esfuerzo y de tiempo para pasar y descender hasta Maraña que está junto a un impresionante acantilado, de roca caliza, la Peña Hoguera.

Desde ahí hasta Acevedo por un camino que atraviesa una vega que rebosa agua por todos lados. Un descenso muy divertido lleno de charcos, arroyos que vadear.

pano3

El siguiente tramo entre Acebedo y Lois es el que más me preocupa. Sentado en un banco frente al ayuntamiento de Acebedo saco la brújula oriento el mapa al norte  y por la mirilla de la brújula busco entre las montañas nevadas donde exactamente estaba el Collado de la Zapatera de 1585m. La verdad es que no tiene muy buena pinta lo que veo pero decido intentarlo, quien sabe, a lo mejor hay alguna rodada o la nieve está lo suficientemente dura como para poder avanzar sin demasiado esfuerzo. Salgo del pueblo y un panel informativo me da ánimos, marca como punto más alto del tramo el puerto de Lois a 1340m. Bueno, uno como ese ya lo pasé hace unas horas.

Subo por los caminos embarrados llenos de rodadas de tractores, y poco a poco el puebloqueda atrás. Cada vez menos barro y más nieve y más nieve y más y más… Tanta que tengo que concentrarme para poder dar cien pasos empujando la bici. Se hace evidente que uno de los dos mapas está equivocado, y no es el mío. Doy la vuelta un enfadado, bueno, tal vez enfadado no sea el adjetivo adecuado. Es una sensación extraña cuando tienes que renunciar a algo por mucho que sea evidente que sería peligroso intentarlo cuando la decisión sobre el punto de retorno la has de tomar tú. Habrá que mirarlo por el lado positivo, por lo menos mis rodadas están haciendo que el descenso sea rápido y bastante espectacular. Los frenos no es que sean muy necesarios porque las alforjas delanteras van apartando la nieve lo suficiente como para dejarme espacio para pedalear. Algo que es necesario incluso en los repechos más empinados si no quiero quedarme clavado.

La verdad es que ya había pensado en esta posibilidad así que tengo preparada una ruta alternativa para llegar a Lois bajando por la carretera hasta el pueblo de Liegos y luego por el camino que comunica este último pueblo con Lois a través del Collado de los Caminos de 1332m.

IMAG0106

Un corto descenso por la carretera, una corta parada para hacer fotos a un hórreo leonés en Lario y vuelvo a estar en un camino de tierra dirección a Lois. A la salida de Liegos, en una cuesta un mastín me saluda.

¡Ave Suso! –dice en su idioma perruno-.

Ave, Canis lupus famliaris –O lo que viene siendo hacerle un poco de caso en su idioma perruno.-

Reanudo la marcha y el Canis se pierde entre la maleza.

No han pasado ni cinco minutos cuando vuelve a aparecer, acompañado de otro, de similar aspecto pero distinta talla. No me paro pero converso un poco con ellos en términos similares a los anteriores. Los dos me responden con este gesto de medio entrecerrar los ojos que casi parece como si sonriesen.

Bien, eso quiere decir que aprueban mis chistes.

Sigo avanzando y mis recientemente adquiridos groupies me acompañan. Se acerca la hora de montar el campamento, y lo saben.

IMAG0104

En una curva desde la que se puede ver la cola del embalse de Riaño y al fondo las cumbres nevadas de los Picos de Europa, me paro a hacer fotos. Cuando me doy la vuelta los dos Canis estaban acurrucados entre el brezo que crece al borde del camino. Este será un buen lugar para acampar.

Monto la tienda antes de que se haga de noche y los perros siguen conmigo. Coloco el equipaje dentro de la tienda, me pongo a hacer la cena y de lejos los perros tumbados sobre la hierba me vigilan. Empieza a llover. ¡Que oportuno el tiempo.! ¿No podría esperar a que acabase de hacerme la cena.? Rápidamente recojo, me meto en la tienda y con el hornillo de alcohol termino de cocinar.

La verdad es que ahora mismo no tengo el ánimo muy alto, y como mañana por la mañana siga lloviendo me doy la vuelta y lo intentaré de nuevo más adelante.

« Prev: :Next »

4 Responses to “1ª Etapa, Ave Suso”

Leave a Reply