10ª Etapa: El rio Nakatsugawa

admin Post in 2010-2011, susonotabi,Tags: , ,
5

escanear0139

Sábado 18 de Septiembre del 2010

El viernes por la tarde después de pasar un gran día junto al mar crucé la ciudad de Iwaki en busca de una carretera que llevase hacia las montañas sin demasiadas complicaciones. Así que por la tarde confiando en las recomendaciones del touring mapple me metí por una carretera secundaria que discurría por un valle muy estrecho. En el fondo un río con bastante caudal salta de roca en roca labrando escalones en el granito. Pasé la noche en un camping gratuito en un pueblo y por la mañana temprano me puse en marcha.

escanear0136

Los caballitos del diablo acechaban junto a la orilla del río mientras las cigarras vuelan de tronco en tronco asustadas al verme pasar. Esta era la oportunidad que estaban esperando las arañas que tejen sus enormes trampas en las ramas de los pinos japoneses que cuelgan del barranco.

La carretera sigue sube junto al río de manera que siempre se puede escuchar el rugido del agua atravesando los árboles, y de vez en cuando las vías del tren atraviesan el valle y paso por debajo de pequeños viaductos o de pasos a nivel. La temperatura es muy agradable, y después de unas horas el río se hace arrollo y se separa de mi camino escalando por medio de un bosque.

El terreno cambia y se convierte en una sucesión de colinas, pueblos y cruces que sorteo hasta dar con un lugar apropiado para mi segundo desayuno.

Mientras reposto, estudio el mapa y la manera de llegar a uno de los monumentos vivos que durante la preparación del viaje había marcado, el cerezo Miharu Takizakura.

Este cerezo de más de mil años de edad, que fue designado tesoro nacional en 1922 y clasificado como uno de los tres grandes cerezos de Japón. Posiblemente este sea el árbol más famoso de todo el pais, y unas 300.000 personas lo visitan anualmente, además de tener su su pagina en facebook un twiter y un canal en youtube.

Llegué junto al tronco de 11 metros de circunferencia después de perderme y de dar unas cuantas vueltas tontas. Frente al pequeño altar que hay a la sombra de sus ramas una pareja de mediana edad contempla como una catarata de hojas verdes se derrama sobre la hierba. Desde la distancia observo a este ser vivo que contempla a la humanidad desde hace tantos años y mientras me acerco al tronco a hacer unas fotos para el recuerdo reflexiono sobre lo insignificantes que somos. No me extraña que se adore a este árbol casi como a un dios desde nuestro punto de vista es un ser cuasi-inmortal que contempla el paso de las estaciones sin inmutarse.

« Prev: :Next »

5 Responses to “10ª Etapa: El rio Nakatsugawa”

Leave a Reply