8ª Etapa: Embalse de Hananuki

admin Post in 2010-2011, susonotabi,Tags: , ,
7

Jueves 16 de septiembre del 2010.

Duermo plácidamente sobre unas tablas que los obreros se habían olvidado en aquel lugar, cuando el ruido de la lluvia me despierta. Me alegro en lo más profundo de mi saco de dormir de haber decidido pasar la noche dentro de la cabaña a pesar del olor a cerrado y de haber perturbado el descanso de la familia de ratones que aquí habitaba hasta ayer por la tarde. Ahueco el montón de ropa que me hace de almohada, cierro los ojos y duermo la mañana ya que la meteorología me da la excusa perfecta para seguir soñando.

 

Un rato más tarde otros ruidos me despiertan. Aunque esta vez proceden de mi interior. Recojo mi cama e improviso un banco junto al cristal oscurecido por la resina de los cedros. Desayuno mientras poco a poco la lluvia se convierte en llovizna y las agujas de los cedros empapadas empiezan a dejar caer grandes gotas de agua que golpean con fuerza las hojas de las plantas del sotobosque.

Cansado de esperar y ante la perspectiva de un inminente cese de las precipitaciones, recojo todos mis bártulos y los cargo en la bicicleta. Disfruto de los últimos kilómetros de la tranquila carretera nacional 461 y aprovecho que deja de llover un poco para hacer unas fotos junto aun puente al lado de un pantano.

Lamentablemente mis previsiones sobre la posible mejora del tiempo no podrían haber sido menos acertadas y bajo un llovizna continua me arrepiento de haber abandonado mi refugio. Cuando descubro que a veces las desgracias no vienen solas. Poco después de pasar la frontera entre la prefectura de Ibraraki y la de Fukushima escucho como el aire de la rueda trasera se escapa y antes de poder detenerme del todo ya está la rueda en llanta. Retrocedo unos metros hasta un túnel para arreglar el pinchazo a techo y descubro el alcance del infortunio. La cubierta trasera se había gastado por completo mucho antes de lo que yo me esperaba y gracias a que ya había gastado mi cubierta de repuesto  no me quedaba otra alternativa que arrastrar la bicicleta. Hasta encontrar un lugar en el que comprar una cubierta nueva.

Camino a lo largo de la ruidosa nacional 6 y ya es de noche cuando a la entrada de Iwaki doy con una tienda de bicicletas. Lo malo es que ya está cerrada. Camino hasta el centro en busca de un hotel en el que pasar la noche y por primera vez en el día de hoy tengo algo de suerte porque encuentro un lugar muy bueno y bastante barato teniendo en cuenta las circunstancias.

 


Ver Susonotabi 2010/11 en un mapa más grande

« Prev: :Next »

7 Responses to “8ª Etapa: Embalse de Hananuki”

Leave a Reply