3ª Etapa: El fin del llano

admin Post in 2010-2011, susonotabi,Tags: ,
4

10 de Septiembre del 2010.

Salgo de mi escondrijo temprano por la mañana, completo mis rutinas mañaneras y comienzo mi periplo hacial Ushiku para ver una estatua gigante de bronce de Budha. Voy junto al río/lago por los caminos de tierra que hay sobre los diques que separan los arrozales. Avanzo como una flecha espantando los cormoranes, las garzas y los milanos que desayunan en este pantano artificial salpicado de misteriosas basuras japonesas.

SANY0140SANY0135

Después de pinchar por culpa de prestar más atención a lo que hay en las cunetas que a lo que hay bajo mis ruedas salgo otra vez a la carretera y subo una pequeña colina hasta llegar a frente el templo de Osugi (literalmente cedro grande) Me paro a hacer unas fotos y aprovecho que aún es temporada alta para disfrutar de ciertos placeres gastronómicos.

Osugi jinja mae

Después de perderme un par de veces, justo al pasar una curva aparece la enorme estatua a lo lejos sobre los arboles. Me acerco hasta el lugar aparco mi bici y paso a ver la estatua y a dar una vuelta por los jardines. Subo en ascensor por dentro de la estatua y desde unas pequeñas ventanas a la altura del pecho (80m) para ver el paisaje y continuo el viaje.

Ushiku daibutsu Por la tarde cruzo la ciudad de Tsuchiura y después de un cruce antes de entrar en la carretera que sube al monte Tsukuka me tropiezo con un tesoro motorizado. De estos que parece que abundaban tanto en los años 60 pero que ahora escasean bastante. Espero un buen rato a ver si aparece el dueño para pedirle que me firme un autógrafo pero parece que no hay nadie así que continúo.
SANY0149

Termino el día intentando subir al menos la mitad del puerto del día siguiente antes de que se haga de noche, y tardo en encontrar un lugar adecuado para acampar. Pero a falta de un hermoso e idílico paraje con un arrollo de aguas cristalinas termino colgando la hamaca en o alto de un talud y rodeados de una nube de mosquitos que parece que hacen cola pacientemente para chuparme la sangre. Mientras un coro de cigarras amenizan la velada con la dulce melodía de sus alas.

« Prev: :Next »

4 Responses to “3ª Etapa: El fin del llano”

Leave a Reply