1ª Etapa: sandías y tifones

admin Post in 2010-2011, susonotabi,Tags: , , , , , , , ,
4

Miércoles 8 de Septiembre del 2010
escanear0036

 

Siempre noto una reacción extraña en la bici cuando doy las primeras pedaladas con ella cargada. Es como si dejase de ser ese ser delicado que reacciona con la mas mínima de las variaciones de mi centro de gravedad para convertirse en una vagoneta avanzando sobre raíles.

 

Pronto dejé atrás sensaciones propias de las primeras pedaladas y empecé a navegar. El cielo estaba nublado soplaba una brisa fresca y casi no hacía calor. Cuando el ruido de los coches se ahogaba tras la maleza se podía escuchar a las cigarras y a los grillos aprovechando los últimos días de verano.

Pasé unos kilómetros de cruce en cruce por una serie de carreteras cada vez más estrechas hasta que a lo lejos por encima de los tejados de las casas, tras los arboles, cerca del horizonte divisé la sandía gigante.

Susonotabi

Satisfecha mi curiosidad me puse de camino hacia mi siguiente destino, saltando de chubasco en chubasco,  disfrutando de los placeres de estar siempre ocupado vigilando algún bicho.  Mientras estoy en mitad de ninguna parte empieza a llover otra vez. Pero esta vez es un poco diferente. No solo llueve con más intensidad si no que el viento sopla con mucha más fuerza y  las gotas de agua son mucho más gordas. En resumen que va a caer la del pulpo.  Busco todo lo ráido que puedo un lugar elevado, y con árboles lo suficientemente grandes y fuertes como par que resistan los golpes del viento. Ato la hamaca cuelgo la lona que hace de techo a los árboles de alrededor y me tumbo a descansar.

Duermo hasta que el ruido de agua golpeando la lona me despierta. La intensidad de la lluvia es tal que golpea con furia las agujas de cedro que hay en el suelo haciendo que bailen de arriba abajo llenando me todo de mierda. Entre las gotas de agua el viento y las agujas saltando parece  que estoy en un túnel de lavado. Salgo de la hamaca a  poner las cosas en un lugar más adecuado y a bajar más la lona a ver si así puedo estar un poco más cómodo en la lluvia, pero es inútil. Parece que estoy bajo una cascada, y la mosquitera se empapa haciendo que la hamaca se moje y empiezo a notar cierta humedad en el culo. Intento hacer todo lo posible por mantener el agua a raya pero por mucho que la lona torne el agua hacia los lados, la mosquitera absorbe agua como si fuese una galleta campurriana y ya empiezo a estar incómodo. La cosa ya empieza a ponerse desesperada cuando abro las alforjas en búsqueda de ropa seca, y es que ya da igual donde y como me ponga me voy a a a mojar igual.`

A las ocho o las nueve de la noche cuando tomo una decisión drástica. Saco la navaja y arranco la mosquitera, Me pongo el impermeable y los pantalones de esquiar y hago todo lo posible por dormir mientras intento ver el lado positivo, por lo menos no hace frío.

« Prev: :Next »

4 Responses to “1ª Etapa: sandías y tifones”

Leave a Reply