El rescate de “Supercolmo”

admin Post in bricolaje (made in suso),Tags: , , , , ,
3

 

-Mira que desperdicio de bici. Tendrías que rescatarla como hiciste con Emebeka-dono-Me dice Kaori mientras señala a una bici semienterrada entre las hojas caídas ese otoño y una maraña de paraguas.

No le había prestado demasiada atención, pero mientras bajaba por las escaleras miro de reojo y lo veo. “Bridgestone Roadman Supercolmo”

 

No pude evitarlo, di un pequeño salto y con la barriga apoyada en el muro y los pies colgando en el aire, empiezo a apartar los paraguas rotos que el aire arrastra hasta ese rincón oscuro.

-Suso, que te va a ver alguien.- Dice ella mientras mira a todos lados avergonzada

-¡Oh, me están robando la basura!- digo mientras pliego la pata de cabra y empiezo a sacar las ruedas de entre las hojas secas.

Evidentemente la bici no era mía pero que había de malo en coger algo abandonado. Si en lugar de un patio particular estuviese en la calle hace años que la habrían cargado en un camión camino de un centro de reciclaje.

Porfin la saco de aquella zanja y la dejo junto a las otras bicis del edificio. Aun tenía el candado puesto y no podía meterla en casa hasta que no quitase todo ese barro de las ruedas.

-¿Que vas a hacer ahora?-

-iré a la tienda de los 100 yenes a buscar un cortacable y alguna otra herramienta.-

_¿Cuanto hace que vives aqui?- pregunto mientras saco el corta cables.

-Tres años-

-¿Y ya estaba la bici ahí tirada?-

-Creo que sí- dice mientras mira de reojo a lo que simplevista puede parecer un hierro oxidado.

-Tranquila, no está muy mal, si la desmonto y la limpio pieza por pieza quedará como nueva.-

Después de una pequeña lucha consigo cortar el candado.

-¿Hay algún cartón grande en casa?-  pregunto mientras arranco un girón de tela de un paraguas y limpio el barro de las ruedas.

-Si, la caja en la que vinieron tus cosas.-

-Pues rómpela y ponla en el suelo de la entrada para no manchar la moqueta, que ahora voy detrás de ti con la bici.-

La puerta de hierro se cierra tras de mí con el estruendo habitual, me siento empiezo a desatarme los cordones. Ella mira pensativa a la bici, apenas si entra bajo el cartón que pusimos en el suelo.

-¿Que vamos a hacer con esto ahora? Qué bien estaba yo callada- dice ella mientras despliego mis herramientas en el suelo.

-No te preocupes, vete a hacer un té que enseguida la desmonto- digo mientras le doy la vuelta a la bici y empiezo a aflojar las tuercas de las ruedas.

Resignada se gira y va hacia la cocina.

« Prev: :Next »

3 Responses to “El rescate de “Supercolmo””

Leave a Reply