48ª Etapa: Cerrando el circulo.

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , , , , , , , ,
10

Miercoles, 14 de Enero del 2009.

Esta imagen no viene a cuento pero no podía terminar el viaje sin ponerla.

El aire acondicionado hecha una bocanada de aire caliente para mantener unos agradables veinte grados en mi alcoba. Aún no puedo ver el cielo violáceo de esta mañana. Sigo disfrutando de la compañía de mi almohada hasta que me recuerdo que soy un bípedo. Amanece un día frío y soleado tras la red mosquitera que hay tras los cristales. Todo está lleno de nieve olvidada por las esquinas y la escarcha que rellena los huecos. El valle parece un Belén olvidado dentro de un congelador.

En mi diario escribí: “Disfruto de mis últimos problemas para colocar las alforjas en la parrilla.” Y es que hacer la maleta todos los días y colocar las alforjas para que no me diesen la vara durante el día es uno de mis mayores dolores de cabeza. Bajo hasta la nacional por la estrecha carretera de pueblo que deja un borde serrado al atravesar las terrazas de la ladera.

IMGP0861

Hasta el último día me acompaña la nieve.

Subo y bajo colinas durante 40Km hasta que mis tripas, aburridas de tanto cambio de ritmo lanzan un SOS. Correspondo a las plegarias de mi sistema digestivo con un humeante cacharro de fideos con gambas deshidratadas, sentado junto a una cabina telefónica.

Decido que el tráfico de la nacional no va seguir explorando los límites de mi paciencia y persigo a uno de los múliples ríos que desembocan en la bahía de Ise. Disfruto de mis últimos kilómetros de bosques, ríos, pájaros y soledad hasta que cartel que dice Ciudad de Nagoya me da la bienvenida a la jungla de asfalto. Un semáforo tras otro sorteo los últimos obstáculos hasta volver a dejarme llevar por los últimos metros de la ruta Nakasendo que como si fuese un río de coches fué bebiendo de carreteras más pequeñas, engordando tanto que ahora ya no se puede ver la otra acera a través de los 10 carriles de coches que salen a borbotones de los semáforos.

El castillo de Nagoya antes de ser destruido por los bombardeos de la WWII

Doblo las últimas esquinas y esquivo los últimos coches para llegar a la entrada del albergue de Nagoya. Me bajo de Emebeka-dono, y como un héroe crepuscular subo a la acera. Dejo la bici bajo a la misma ventana en que pasó su primera noche y cierro el círculo de asfalto.

« Prev: :Next »

10 Responses to “48ª Etapa: Cerrando el circulo.”

Leave a Reply