45ª Etapa: El lago Suwa.

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , , , , , , , , , , ,
6

Domingo, 11 de Enero del 2009.

Desde la puerta del albergue me miran los dueños, mientras yo cargo mi equipaje en la bici. Ajusto el último pulpo y la señora se acuerda de algo.

-Un momento- dice mientras se descalza y vuelve al interior.

Instantes después sale con dos mandarinas en la mano.

-Muchas gracias- digo mientras me las guardo en el bolso de la espalda y empujo la bici por la gravilla antes de despedirme con la mano y ponerme en marcha definitivamente.

La ciudad aún está dormida. Apenas hay coches y casi no se ve a nadie entrando o saliendo de la estación de tren. Pedaleo a través del frio aire de la mañana hasta la nacional. Atravieso la llanura llena de casas y negocios, cruzo miles de arroyos que se juntarán para formar el rio Fuji, mientras me acerco a las escarpadas laderas de los Alpes del sur.

 

Por alguna razón que desconozco hoy estoy de mejor humor que de costumbre y me paro a hacer fotos, me entretengo mirando el mapa y hasta le presto un poco de atención extra a la bici mientras doy cuenta de un Kappumen en un 7eleven antes de  empezar a subir el puerto del día.

A medida que subo, empiezo a ver la nieve de cerca. Al principio despistados montones que descansan a la sombra de un muro, o en el fondo de una oscura cárcava. No deja de sorprenderme como a medida que me alejo y subo se ve mejor el monte Fuji dándome una excelentes excusas para detenerme a contemplar el paisaje.

El tiempo pasa, y empiezan los sudores a medida que el valle se estrecha y la pendiente se pronuncia. Cada vez tengo mas tiempo para mirar a los lados mientras lucho contra la gravedad subiendo las últimas y las más duras rampas del puerto de Fujimi. Cada metro es un gran esfuerzo al que termino por acostumbrarme, primero hasta esa curva, luego hasta esa casas. Hasta que se termina. Otra escusa más para parar a descansar, y ya que estoy en aprovecho a sacar unas fotos para dejar constancia de mi pequeña hazaña.

Sin prácticamente mover un dedo llego a las afueras de Suwa, busco el albergue, dejo mis cosas y salgo a dar una vuelta por la orilla del lago hasta que la oscuridad ya no me deja ver las casas que suben por las laderas de las montañas. Se apaga el reflejo del sol en las aguas del lago escondidas tras los juncos que me mece el viento.

Posiblemente ahora todas las luces de la ciudad brillando pero no puedo verlo porque estoy disfrutando de otro albergue con onsen, antes de meterme en la cama a dormir.

« Prev: :Next »

6 Responses to “45ª Etapa: El lago Suwa.”

Leave a Reply