43ª Etapa: El lago Sagamiko

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , , , , ,
6

Viernes, 9 de Enero del 2009.

DCF_0003

Debajo de la autopista espero resignado a que deje de llover, o a que me hagan ya la autopsia de una vez. Podría al menos volver a lloviznar que es lo que lleva haciendo toda la mañana.

Esto no es lo que me prometió el hombre del tiempo ayer por la noche. No hace demasiado frío, pero tampoco soy capaz a entrar en calor, porque cada dos minutos tengo que parar en un semáforo, con cuidado de no ahogarme en los charcos. Y para colmo no se que le pasa a mi bici, que en el momento que le pongo las alforjas todo es menos hermoso, los coches pasan mas cerca y las faldas son mas largas.

Tardo eones en llegar hasta la nacional 20 que mas o menos sigue el trazado de la Koushuu Kaidou. Bajo la autopista me voy alejando semáforo a semáforo de Tokyo, y a medida que la temperatura baja mi humor mejora. Paro tomarme el segundo desayuno de rigor y a secarme un poco en un Konbini mientras me tomo un Kappumen. Termino engullir mi comida sentado en una de las mesas que hay dentro del Konbini y salgo a la calle. Empieza a llover más fuerte así que me siento delante de una lavandería a esperar otra vez a que pare de llover.

Después de un corto sueño, y una pequeña charla con una mujer que pasaba por el lugar reanudo la marcha.  Siguiendo los carteles azules que indican a Hachioji, siempre en zona urbana. Poco a poco el famoso monte Takao se acerca la carretera asciende, la temperatura desciende y empieza a nevar. Una euforia incontrolada me empuja a pedalear mas fuerte, a respirar mas hondo y a negarme a aminorar la marcha sólo porque la carretera se ponga cuesta arriba. En medio de este trance el paisaje cambia, y el bosque de semáforos, postes y farolas se convierte en pinos, cedros y arces que se abalanzan sobre mí mientras atravieso un telón de copos de hielo.

DCF_0001

En mi frenético ascenso ya sobre el asfalto congelado dejo atrás a varios conductores patinando en la cuneta mientras las finas ruedas de Emebeka-dono cortan la escarcha como si fuese merengue consiguiendo el agarre justo para salvar las rampas que me llevaron hasta la cumbre de este pequeño puerto de algo más de 300m.

El frío en las manos me saca ese estado que me empujó como un poseso hasta la cumbre y empiezo el descenso con pies de plomo, haciendo lo imposible por evitar que la rueda delantera derrapase.

IMGP0731

En Sagamiko, ya no cuaja la nieve en la carretera aunque aún cae algún que otro copo despistado. Cruzo el centro del pueblo, bajo hasta el lago. Junto a un embarcadero lleno de cisnes de plástico y ballenas de fibra de vidrio hay un pequeño parque. Una marquesina con el techo verde será mi techo, un buen lugar en el que hacer recuento de las pérdidas.

« Prev: :Next »

6 Responses to “43ª Etapa: El lago Sagamiko”

Leave a Reply