32ª Etapa: Momiji Onsen

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , , , , ,
7

Viernes 26 de Diciembre del 2008

Cabezas, desde aquí te mandé un mensaje

Cabezas, desde aquí te mandé un mensaje

El despertador de la otra persona que duerme en la habitación me despierta, son las seis de la mañana,  a partir de aqui el mismo ritual de todos los dias, hasta que monto en la bici y noto la rueda de atrás no tiene la presión que debería intento darle aire y me doy cuenta de que la válvula está estropeada. No la puedo hinchar lo suficiente intento arreglarla pero es imposible así que tengo que comprar una cámara nueva.

Ayer de vuelta del castillo recuerdo haber visto un taller de bicis. A ver si lo encuentro rápido y no pierdo demasiado tiempo.  El barrio está medio dormido cuando un contenedor lleno de cubiertas y ruedas viejas se cruza en mi camino. En el bajo de una casa de dos plantas el mecánico un hombre de mediana edad toma un café mientras ve la tele.

La campana de la puerta de cristal suena y el hombre da un respingo y rápidamente suelta la taza de café.

-Buenos dias- le digo todo lo sonrriente que mi letargo mañanero me permite.

-buenos dias-responde mientras se acerca a sostenerme la puerta.

Entramos los mi bici y yo e interesado el mecánico se inclina para mirar de cerca mi bici.

-Vaya, bicis de esta marca no se suelen ver por aquí ¿de donde es esta bici?- me pregunta mientras va a por un caballete para colocar la bici.

-Es francesa-le contesto mientras levanto con esfuerzo la rueda trasera para subirla al caballete.

-Francesa… ¿entonces eres de francia? me pregunta mientras giro la rueda par enseñale la válvula.

-No, soy español- le digo mientras el asiente con la cabeza al tocar con el dedo la válvula.

-De España, que marcas de bicis hay en España- me dice mientras busca en un estante una cámara nueva.

-Pues antes había más pero ahora solo Orbea y BH (que yo sepa)- le digo mientras regresa con una pequeña caja de cartón y una tenazas para sacar el aire de la rueda.

-”orubea”… si, me suena- dice antes aflojar el cierre de la rueda para sacarla.

-y desde donde vienes en bici- me pregunta mientras saca la cámara vieja.

-Pues empecé en Nagoya- le contesto mientras saca la cámara vieja.

Nagoya… ¡Nagoya! ¿pero todo en bici?- me pregunta sorprendido quedándose inmóvil por unos instantes agarrando un pequeño pincel con cera apoyado contra el flanco de la cubierta.

-Si en Nagoya empecé a pedalear hasta Nagasaki y ahora voy en dirección a Tokyo- le contesto mientras vuelve a montar la rueda.

-¿Y hoy?- me pregunta mientras teclea el código de la cámara en un ordenador.

-Pues de monento voy a  intentar pasar el puerto de Yotsuashi para mañana llegar a Tokushima- le comento mientras le pago la cámara.

Me pongo los guantes mientras él mete la taza de café en el microondas y sale a sujetarme la puerta. Nos despedimos y me pongo en marcha.

A la salida de Kôchi, cuando ya empieza a haber mas campos de arroz que casas al borde de la carretera me paro a desayunar por segunda vez y a comprar provisiones. A la salida un chico de mi edad camina hacia la puerta del conbini a la vez que mira mi bici.  Tan concentrado estaba que casi choca conmigo.

-Buenos días- le digo.

-buenos días- me contesta- ¿hablas japones?-me pregunta.

-bueno, me defiendo- le contesto sonrriente con mi yakisoba-pan en la mano.

-hace años que quiero hacer un viaje en bicicleta por el extranjero- me comenta mientras guardo mis cosas en la bici.

-Pues anímate y haz el Camino de Santiago- y le explico a grandes rasgos por donde va el camino y le dejo mi correo electrónico para que contacte conmigo si al final se anima. Se vuelve a repetir otra vez la conversación de antes con el mecánico me regala una mandarina que tenía por el coche nos despedimos y sigo.

universidad de Kôchi

universidad de Kôchi

Ya casi puedo tocar las montañas cuando empieza el puerto, el cielo se llena de nubes, todo se oscurece y un cortina de nieve me da la bienvenida a las montañas. Los enormes copos de nieve que contrastan con el verde oscuro de los cedros y los abetos, descienden lentamente hasta posarse sobre el asfalto. La calma es absoluta, no se mueve ni una hoja, y hace rato que no pasa ningún coche, hace el suficiente frío como para que no se derritan los copos de nieve que se posan en mis brazos y yo no puedo encontrarme mejor.

embalse del río Mononobe

embalse del río Mononobe

Sigue nevando hasta que se forma una fina capa en las cunetas, los cables del teléfono ya no son negros, y los postes están coronados con un poco de nieve en la punta.  La carretera discurre por un bosque interminable interrumpido en el fondo del valle por un río de rápidas aguas blancas, que mengua poco a poco hasta que se pierde entre los arboles y la carretera emprende un ascenso pronunciado que me obliga a echar pié a tierra hasta la boca del túnel donde comienza el descenso. Me resguardo y como en lo que supongo en verano será un puesto de comida y comienzo el descenso.  Al principio pronunciado y luego muy suave, muy relajado me dejo llevar y pierdo la noción del tiempo hasta que paro a por agua en una fuente y me doy cuentas de que va siendo hora de buscar un sitio en el que dormir.

casi tres km de tunel

casi tres km de tunel

Ya empieza oscurecer cuando llego a una michi no eki (area de descanso) y como estamos en Japón no solo hay un restaurante (en el que me pongo hasta las cejas) pero también un balneario.

Ceno, me doy un baño por unos 400 yenes y continuo la búsqueda de un sitio en el que acampar.

Ya era de noche cuando en un parque a la orilla de un embalse liberé mi quechua y me metí a dormir. En total hoy recorrí 122 Km pero fueron los mas agradables hasta ahora.


Ver “スソの旅” Vuelta Japón en bicicleta en un mapa más grande

« Prev: :Next »

7 Responses to “32ª Etapa: Momiji Onsen”

Leave a Reply