28ª Etapa: Una noche extra en Beppu.

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , , , , , , , , ,
1

Lunes 22 de Diciembre del 2008
a falta de Beppus buenos son Aomoris

Mientras disfrutaba de un suelo uniforme, duro, pero uniforme, se desata un vendaval, la tienda se menea y se inclina empujada por el viento, mientras busco desesperado mis chanclas de goma en mi tienda galopante. Por segunda noche consecutiva tengo que salir en calzoncillos a recoger las cosas que tengo fuera, esta vez para que no salgan volando, y volver lo más rápido posible para que mi cuerpo haga de ancla y no salga volando la tienda que nada más perder mi apoyo se desboca. No se ve nada, pero el ruido es ensordecedor. Agarro el mapa la corro detrás de la bolsa de la basura y vuelvo enfrentándome a pecho descubierto a los vientos mientras la madre naturaleza me castiga por por llevar unos calzoncillos horteras arrojándome cosas. Varios palos me golpean las piernas y una casi se me mete una hoja en la boca, (menos mal que justo en ese momento cerré la boca).

De vuelta al interior de la tienda, el vendaval se intensifica y mientras cierro la cremallera del saco en medio del estruendo escucho como se cae mi bici al suelo. Pero me incrusto mis gastados tapones en las orejas y hago oídos sordos mientras e intento dormir.

Salgo del saco poco después de que amaneciese, en algún momento de la noche el viento dejó de soplar con tanta fuerza y a cambio la naturaleza me regala unos chubascos intermitentes.

Disfrazado de suso impermeable e intranspirable, me dirijo al punto de encuentro. Media hora después de salir del camping llego a una estación de tren, parece estoy perdiendo facultades, el super-poder de la impermeabilidad me empieza a fallar.

Sentado junto a unas máquinas al lado de la entrada de la estación me tomo un chocolate calentito mientras me chupo la media hora que llegué antes de tiempo (mas media hora tarde que llega Atsushi-san).

Después de hablar un rato, junto a la estación, tomamos un autobús que nos lleva hasta el campus de la universidad de Atsushi-san. Desayunamos, charlamos, me presenta a sus compañeros del circulo de ciclismo, les comento los gratest hits de mi viaje hasta el momento y Atsushi-san y yo regresamos al pueblo, y vamos hasta la terminal de ferry.

El pasaje cuesta mas de lo yo tenía pensado y tengo que pedirle prestados 1000 yenes a Atsuhi y los dos salimos pitando hasta el banco mas cercano así cambio algo de dinero y le devuelvo la pasta. Como siempre subestimo la capacidad de los bancos para hacerme esperar y para cuando consigo cambiar mi dinero ya casi no queda tiempo. El barco está a punto de zarpar. Corremos los que podemos hasta el barco cuando suena mi móvil. Una chica de la naviera me pregunta si voy a embarcar o que. Nos paramos y le pregunto si sería posible cambiar mi pasaje para mañana.

Casi me da un telele cuando me dice que no puede ser posible, pero justo cuando estoy a punto de tirar el móvil al suelo de rabia, la chica me dice que puede devolverme el dinero si yo quiero.

¡Pero si es lo mismo!

Ya mucho más relajados nos dirigimos de nuevo a la terminal de ferry me devuelven el dinero y recupero mi bici que la había dejado allí aparcada y vamos a buscar un sitio para que yo me quede a dormir.

Al final volvemos a quedar por la noche para tomar algo juntos y tras unas cervezas su nombre había menguado considerablemente degenerando en A-chan, y el mio en Su-san le intenté explicar que Suso ya es una contracción y que no tiene mucho sentido acortar algo corto de por si pero en el fondo da igual.

« Prev: :Next »

One Response to “28ª Etapa: Una noche extra en Beppu.”

Leave a Reply