28ª Etapa: Suso remojado.

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , , , , , ,
3

Domingo 21 de Diciembre del 2008

A resguardo

El ruido de la lluvia despierta. Aún medio dormido, tardo unos instantes en darme cuenta de lo que está pasando. Hasta que mi cabeza sale de su letargo y como un resorte me doy cuenta de que dejé parte de las cosas fuera. En calzoncillos y chanclas de goma salgo de la tienda armado con mi linterna a recoger mis cosas cosas. No tengo demasiado tiempo para contemplar la extraña luz que lo envuelve todo, pero si que me doy cuenta de que si no fuese por los árboles este lugar tendría unas vistas preciosas.

De vuelta en la guarida de los dos segundos, medio congelado, me aseguro de que la ropa no está mojada antes de de volver a entrar en el saco.

Recuperado del sobresalto me sorprendo a mi mismo de haber sido capaz de dormir en aquel lugar, y vuelvo a quedarme dormido con una alforja por almohada y esquivando una piedra y un palo. Amanece y el ruido de los coches me despierta, aun sigue lloviendo. Intento hacer algo productivo pero doy la vuelta y consigo colocarme cómodo en una postura inverosímil.

No parece que pare de llover, así que me visto y desmonto el campamento. Desando el camino que ayer tanto esfuerzo me costó y me dirijo a un camping al norte de Beppu. Poco antes de llegar a mi destino la lluvia me da una tregua, y me deja examinar con calma aquel lugar.

Bajo unos altísimos pinos se amontonan unos cuantos bungalows de madera, y más allá una playa de arena gris, bañada por un pacífico mar. Todo está desierto, y es bastante deprimente, casi parece que está abandonado hasta que encuentro las oficinas del camping, mientras buscaba un bar para tomar algo caliente. Con mi bolsa de basura y un numerito para mi tienda me instalo cerca de unos baños, para no tener que caminar demasiado por si llueve otra vez.

Descargo la bici y voy a dar una vuelta por los alrededores entre casas y huertas, pequeños bosques y diminutos templos. Inclino la cabeza sonrriente cada vez que me tropiezo con una señora de camino a su huerto, hago acopio de víveres y vuelvo a descansar que las agujetas me están matando.

Regreso al campamento pongo a secar el todo lo que se mojó, el chubasquero, el mapa y la funda de la tienda. Como me aburro mortalmente, dedico a limpiar la bici en un grifo que hay cerca de las barbacoas. Tarea totalmente inútil porque tiene toda la pinta de que va a seguir lloviendo pero así hago tiempo hasta que de la hora de cenar y de dormir.

« Prev: :Next »

3 Responses to “28ª Etapa: Suso remojado.”

Leave a Reply