23ª Etapa, Aguas termales

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , , ,
3

Lunes 15 de Diciembre del 2008

Takeo ONsen por Misijp

Takeo ONsen por Misijp

Despierto a las 7 de la mañana para recoger todo bien. Ayer estuve haciendo pequeños arreglos en las alforjas. Ya era hora de deshacerme del trozo de cuerda que me agencie en la segunda etapa.

Una señora muy sonriente me sirve un típico desayuno japonés, arroz blanco sopa miso y una raja de salmón a la plancha. Bajo mi equipaje hasta la recepción donde me lo guardan un rato mientras voy a ver si me paso por una tienda de bicis a arreglar los desperfectos del accidente de ayer.

Como viene siendo habitual, junto a la estación de tren encuentro una tienda de bicis relativamente grande. Dentro dos hombre mayores atienden el negocio. No son muy habladores pero enseguida se ponen a rebuscar en una estantería los radios adecuados. Mientras los dos están entretenidos, yo fisgo las cosas que tienen por la tienda y encuentro un porta-botellas de hasta dos litros mas o menos y les pido que me lo instalen. Después de que me centrasen la rueda, también le pongo un pequeño transportín delantero que evita que se tambalee tanto mi bolsa delantera. Una hora después regreso al albergue a por mi equipaje montado en MBK 2.0.

Cargado de nuevo con mis bártulos salgo de Saga en dirección a Nagasaki, pero por alguna razón no me encuentro bien. Me noto muy cansado, sin fuerzas y destemplado. El terreno no podría ser mas agradable. Carreteras secundarias totalmente llanas sin tráfico.

Apenas si llevaba andados 15Km paro en una pequeña tienda de pueblo a comprar algo de comida y bebida. Me siento en un bordillo y como algo, a ver si se me pasa la pájara.

Continuo como un zombi sobre la carretera hasta llegar a un tramo con bastante tráfico.

Es mediodía y ya estoy bastante cansado. Tenía pensado seguir por la nacional y acercarme lo máximo posible a Nagasaki pero a este ritmo no voy a llegar a ningún lado.

Me salgo de la nacional por una carretera que discurre próxima a un río de aguas muy tranquilas. Me alejo tranquilamente de las casas en búsqueda de un lugar en el que acampar y descansar lo que queda de día. Subo por una carretera montaña arriba empujando la bici. Unos patos se ríen de mi desde un pequeño estanque y poco a poco sigo subiendo sin encontrar un lugar que me termine de convencer. Sigo subiendo y subiendo empujando la bici hasta que la carretera llanea cerca de la cumbre la montaña. Monto y voy de curva en curva buscando un lugar en que sea fácil de entrar en el bosque para montar la tienda. El bosque se termina y de casualidad doy con un lugar increíble. Toda la ladera está llena de campos de té y se ve al fondo el valle cuadriculado con diferentes tonos de marrón y amarillo. Una autopista atraviesa la vega y todo parece una maqueta visto desde arriba. Dejo la bici junto a un muro y me siento a comer un plato y a beber algo. Continuo mi búsqueda de un sitio para acampar, cuando me doy cuenta de que ya me encuentro mucho mejor. El problema es que estoy en mitad de la nada. Parece que echaba de menos las montañas. Sigo por la misma pequeña carrera sin cruzarme con ningún coche hasta que encuentro un cartel que indica a Takeo.

En Takeo hay aguas termales, un albergue y según el mapa no está demasiado lejos. Bajo como un tiro por la empinada carretera hasta la llanura y sigo hasta llegar a Takeo.

Después de dar varias vueltas a lo tonto subir una colina hasta un hotel, luego me meto en un gran parque, con un museo y todo. Pero no consigo dar con el albergue y pronto se va a hacer de noche.

A la salida del parque veo a una señora cuidando las flores de un jardín y le pregunto. Muy amable me explica como llegar hasta el albergue, que para variar está en lo alto de una colina. Después de dejar medio hígado empujando la bici por una interminable cuesta llego hasta el albergue me registro y doy por terminado un día bastante raro.

« Prev: :Next »

3 Responses to “23ª Etapa, Aguas termales”

Leave a Reply