Amago de 18ª Etapa

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , ,
1

Sábado 6 de Diciembre de 2008

富士山
A las 7 y media de la mañana suena el despertador. Mientras me pongo la chaqueta separo un poco las cortinas para ver como está el tiempo y veo los copos de nieve iluminados por una farola caer lentamente. Desayuno, preparo mi equipaje. Mientras me calzo sentado en el escalón del genkan. Sale de detrás del mostrador la dueña del albergue encogida y frotándose las manos por el frío. Me comenta que es muy raro que esté nevando algo que sólo pasa un par de veces al año.
Me despido y empiezo a rodar en dirección a la costa. Para la hoy había dos posibilidades ir por la nacional 2 por el interior, hasta la capital de la Prefectura, Yamaguchi. O lo que al final decido, que es ir por la costa y dormir donde pueda. No tengo ganas de subir y bajar constantemente, mientras me trago el humo de los camiones. Sobretodo en una provincia que literalmente se llama entrada a la montaña.

Salgo de Iwakuni, me paso el cruce el camino de la costa, y se me queda cara de idiota cuando me doy cuenta que estoy andando en dirección a Hiroshima. Ya en la dirección correcta, cruzo otra vez mas la ciudad pero esta vez por el sur, junto al puerto y una base militar. Aún caían algunos copos de nieve cuando al pasar por la junta de dilatación de un puente “clonk” se rompe otro radio y la rueda trasera, descentrada toca en las pinzas del freno. Parece que la suerte me acompaña, en la acera de enfrente hay una tienda de bicis. Así que desmonto empujo la bici hasta un semáforo, espero a que se ponga en “azul ” como dicen los japoneses aunque la luz sea verde. Cruzo la calle, doblo la esquina y descubro que la tienda está cerrada. Parece que no voy a encontrar una tienda abierta a la primera nunca.
Me siento en una jardinera resignado a estudiar mi mapa porque no hay nadie a quien preguntar donde estoy. Después de estudiar mis cartas de navegación me hago una idea de donde estoy y empiezo a caminar de vuelta al albergue porque está claro que hoy no voy a poder alejarme demasiado de esta ciudad. Empujo mi bici por entre las calles alejándome de la nacional. Contra todo pronóstico me topo con otro taller de bicis aunque este está mas dedicado a las típicas bicis que usan los japoneses para hacer la compra, ir a la escuela o el trabajo. El mecánico, sin repuestos no puede hacer mucho más que aflojarme el freno trasero para que me dé menos la lata al empujar. Continúo mi peregrinación hasta que descubro que mi mapa esta un poco desfasado, lo cual es una buena noticia, pues hay un nuevo túnel que me ahorrará un buen trecho.
Entro otra vez en el albergue a las 3 de la tarde más o menos. Dejo la bici a la entrada y paso a dentro, toco el timbre y sale la dueña. Después de hablar un rato y reírnos de mi mala suerte (tiene narices la cosa que pasé por delante de dos tiendas de bicis) pasa tras el mostrador y llama al taller de bicis que hay al otro lado del río para que pasen a recoger mi bici. Paso a la biblioteca me preparo una taza de café instantáneo y reanudo mi lectura dejé la noche anterior. Aunque hoy la biblioteca está mas concurrida que ayer. Por la tarde vinieron a jugar a la wii la hija de los dueños y amigas. Mas tarde llegaron el resto de la gente y casi sin darme cuenta era la hora de ir a la cama.

« Prev: :Next »

One Response to “Amago de 18ª Etapa”

Leave a Reply