15ª Etapa: Hiroshima

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , , , ,
4

Miércoles 3 de diciembre

pano

Esta noche me despierto varias veces sorprendido de estar en una cama. Desde la noche del 25 al 26 de Noviembre en Kobe no duermo bajo techo y mi despertador suena a las 7:30 confirmándome que aquello no era un sueño. Me levanto y aviso a mi compañero de habitación que hoy se va de vuelta a Tokio en tren para coger un avión que lo llevará de vuelta a Bélgica.

Tras el desayuno, desciendo desde la colina en la que se encuentra el albergue en dirección al centro de la ciudad. Un buen rato mas tarde de lo que esperaba, llego al castillo de Hiroshima, aunque tendría que llamarse la reconstrucción del castillo ya que la bomba atómica borro del mapa al autentico, junto con las miles de personas que estaban tras las murallas. Sólo los muros peraltados de granito rodeados por un foso son originales el resto se esta reconstruyendo usando métodos artesanales para que no sólo tenga el mismo aspecto si no que sea exactamente igual que en su época de máximo esplendor. Nada mas cruzar el puente de madera sobre el foso paso a ver una exposición gratuita sobre la reconstrucción que hay en las estancias sobre la muralla y la gran puerta. Hay muchas fotos de los diferentes trabajos que se realizan en aquel lugar, desde la excavación en busca de restos arqueológicos pasando por la selección y tala de los cedros, el labrado de las bigas hasta los últimos retoque con el encalado de las paredes. Por fín descubro el secreto que hay bajo las tejas de los tejados curvados de los antiguos edificios japoneses y me doy cuenta de lo equivocado que estaba. Desde mi ignorancia pensaba que se usaba una técnica similar a la de la carpintería de ribera para dar formas curvadas al tejado con bigas y puntones serrados de árboles previamente seleccionados por las curvaturas de sus troncos. Pero no había caído en la cuenta de que los cedros en japón no destacan por lo curvado de sus troncos si no por crecer rectos como velas en las escarpadas laderas de las abundantes montañas de Japón. Era todo mucho mas sencillo simplemente se armaba el tejado con dos ángulos uno mas llano en la parte baja la del alero y otro más pendiente en la parte alta del tejado. Después se ripia tal y como se haría en Europa. La diferencia llega con el siguiente paso. Usando unas ripias muy finas de apenas medio centímetro de grosor y medio metro de largo se rellenaba la arista cóncava donde los dos planos se juntaban para darle la característica forma curvada. Después se colocaba la teja amarrada con alambre y listo.

_IGP1220

Mi siguiente parada es frente a un árbol retorcido y de aspecto enfermizo. El árbol mas viejo del centro de Hiroshima supongo por que es el ser vivo que sobrevivió mas cerca de la del epicentro dela explosión.

Vuelvo a cruzar otro puente para acceder al interior del recinto principal del castillo y paso junto al templo que si no entiendo mal está dedicado a las almas de las personas que murieron en ese lugar. El ambiente es bastante alegre con un montón de trabajadores montando casetas y descargando cosas ocupados con los preparativos de algún festival. También veo a varios monjes o sacerdotes no se muy bien, vestidos de blanco caminando con prisa de un lado a otro.

Tras un pequeño paseo por los jardines llego a la torre y entro a visitar la exposición sobre la historia de los castillos de Hiroshima para terminar mi visita en lo alto de la torre contemplando los altos edificios tras un alambre de gallinero.

Ya lejos del castillo pedaleo hacia la Cúpula Atómica. Era la cámara de industria de la ciudad y gracias a su cercanía al hipocentro de la explosión uno de los pocos edificios que permaneció mas o menos en pié tras la bomba. La onda expansiva de la bomba pillo a los muros de arriba a abajo y por eso no se derrumbaron y la estructura de acero de la pequeña cúpula sobre el edificio también se mantuvo en pié. La ciudad de Hiroshima decidió no derribar ese edificio, cuando ya eran pocos los edificios que resistieron la explosión que quedaban en pié, para que fuese un recuerdo de la destrucción provocada por la bomba. Por supuesto esta decisión fue tomada con la oposición de los ciudadanos que prefieren la desaparición de cualquier cosa que les recuerde aquella terrible experiencia. Polémicas a parte ahora ya es un monumento, y la UNESCO lo declaró patrimonio de la humanidad en 1996 creo.

_IGP1186

Cruzando el río se encuentra el parque de la paz y la llama que marca el lugar preciso del epicentro de la explosión y mientras paseaba por me pasó la anécdota del día. De la nada un colegial de uniforme de unos 13 ó 14 años sale de la nada.

-Hello- dice mientras levanta la mano derecha como queriendo decir “vengo en son de paz”.
-Buenos días- Le contesto con mi mejor sonrisa, orgulloso de mis recientemente adquiridas dotes comunicativas en el idioma local.
-¿de donde eres?- me pregunta mientras aparecen otros dos mas.
-Vengo de España- respondo.
-¡España! Barcelona Raul. Mola, España mola.- Mientras decía esto me rodearon completamente. Mire a izquierda y derecha. No veía mas que chavales con sus uniformes azul marino sería unos 50 acosándome con preguntas. Cuando de repente se fueron todos como si escuchasen alguna extraña llamada que yo no podía percibir, y mientras algunos se despedían de mi dándome la mano el resto desapareció tan rápido como llegaron dejándome totalmente asombrado en aquel lugar.

Varias horas mas tarde, después de un larguísimo baño y de perder un calcetín haciendo la colada bajo al comedor a cenar, pensando que ya no pasaría nada interesante hoy. En el comedor me estaban esperando el grupo de chinas para cenar, me habían reservado un sitio en su mesa y un tazón de arroz. Muy sorprendido acepté la invitación y nos pasamos toda la cena hablando en japonés que era la única manera de entendernos. Yo era el primer europeo con el que hablaban y me costó mucho trabajo que supiesen que yo era español hasta que la mas joven del grupo se quedó callada y dijo algo así como “Shipeinya” que viene a ser España en chino.

Después de la cena hablamos de muchas cosas, yo les enseñe euros y ellas me enseñaron yuanes me contaron que estaban estudiando japones para trabajar en una empresa de piezas de coches, y yo les enseñe mis cosas, pero lo que más les chocó fué la tienda de campaña que hizo que se riesen como niñas cuando se abrió de golpe y dos de ellas entraron entre risas y se sentaron dentro. Después de todas las risas nos hicimos unas fotos juntos y yo me fui a dormir y ellas a hacer los deberes.

« Prev: :Next »

4 Responses to “15ª Etapa: Hiroshima”

Leave a Reply