3ª Etapa “El Lago”

admin Post in 2008-2009, susonotabi,Tags: , ,
0

12 de Noviembre

No me doy cuenta de lo rápido que se me ha pasado la noche hasta que miro el reloj y veo que son las 6 de la mañana. Aparto un poco las cortinas y no veo el cielo. Sólo un vacío negro azulado. Mi trasero aún no se había olvidado  del confortable tatami cuando se rompe otra pinza de la alforja, sií ironías del destino de la misma. No es un contratiempo que detenga mi avance y con calma lo soluciono mientras conmienzan las estampidas de coches a mi alrredor. Soy testigo de un pequeño accidente que deja tuerto de un faro a un pequeño Suzuki, tengo la impresión de estar en una película o en una obra de teatro, y adormecido continúo hacia el lago.

Cuando entro en la playa el paisaje me saca de mi letargo y no me doy cuenta de que las delgadas ruedas de mi bici se hunden al avanzar por la fina arena blanca. Dos enormes milanos posados sobre las ramas de un arbol arrastrado por las insignificantes olas esperan pacientemente sus corrientes aire. Conscientes de mi presencia, me ignoran y me vigilan al mismo tiempo, mientras les hago unas fotos.

Con la emoción de ver los pájaros y el lago, no me percato de que hay una tienda de campaña bajo unos pinos junto a un scooter. Me siento incómodo, como si invadiese la intimidad de  morador de esa tienda, así que me voy, empujando con fuerza mi bici.

MBK junto al lago biwako

Decido inmortalizar el paso de mi bici por la playa, ya fuera de la vista del campista, acompañado por un simpático saltamontes verde, perfectamente camuflado sobre la funda de mi tienda de campaña. La cantidad de aves es inmensa. Sobretodo patos, tambien gaviotas y cormoranes. De vez en cuando tambien pasa alguna rapaz. Continuo por la orilla del lago disfrutando de un dia espléndido, mientras a lo largo de la mañana la actividad en el lago aunmenta, cada vez se ven mas lanchas y transbordadores dirigiendose a las islas que lo salpican. Junto a un muelle en una península hay un bosque declarado reserva de anidación de cormoranes. Es una colina bastante alta llena de senderos que exploro en busca de fotos interesantes. Me obceco en llegar a ver el lago desde lo alto de la colina, y sueño con poder ver monos y ciervos, pero sólo veo moscas y arañas. Eso si, unas arañas XXL. Tejen sus enormes telas de más de un metro de diámetro en cualquier lugar inverosímil, o simplemente en medio del camino. Haciendo que tenga que contorsionarme entre escalofríos, para evitar cualquier contacto con los hilos, como si de una alambrada electrificada se tratase.

Araña XXL

Después de una larga caminata por fín llego a ver la luz en el bosque, desde un claro hago unas cuantas fotos de las islas, los barcos, el lago… De vuelta a mi rutina ciclista, y después de sentir la llamada de la naturaleza, saciada por la inigualable cantidad de comida precocidada, presente en los supermercados japoneses, comienzo a buscar un lugar donde reparar mi maltrecha bici.

Antes de entrar en aquel supermercado ya había practicado mentalmente esta frase:

“Disculpe, ¿Me podría decir donde hay un lugar donde se vendan bicicletas?”

- ¿Una tienda de bicicletas? -contestó la cajera mientras me ticaba un bollo rellenos de espaguetis (yakisoba pan)- Pues junto a la estacion de Nodogawa…

En ese momento la pareja que esperaba detras de mi, se miran y ella le susurra. -¿La de Tanaka no?-

-Si, si Bicicletas Tanaka.- Contesta él en voz baja.

La cajera, pide auxilio con la mirada a aquel chico, que no le queda mas remedio, que asumir el rol masculino e indicarme.

Llego sin muchos contratiempos a “Bicicletas Tanaka”, para que me digan que ellos no tienen recambios para mi bici. Yo sin perder mi sonrisa abre puertas niponas, consigo que me indiquen hasta la competencia. Seis kilómetros mas tarde “CYCLING LIVE” reza el cartel, en la entrada un pizarra verde oscuro, con algo escrito, espero que sea vuelvo en 5 minutos. Vuelvo a los 5minutos espero un poco, meriendo, desespero, me aburro y decido estrujar mi cerebro contra aquel críptico mensaje el primer simbolo que consigo descifrar el el de descanso, asi que tiene algo que ver con vacaciones o similar. Entonces se me enciende la bombilla y compruevo en un calendario de bolsillo la palabra miercoles “pues hoy es miercoles” y bingo! Si mis deducciones son correctas, en la pizarra pone: Los miercoles cerrado por descanso. Como la tienda tiene muy buena pinta decido acampar en la playa del lago y esperar al día siguiente.

La tienda de bicis

En la playa, los pescadores armados con sus cañas apuran hasta los últimos rallos de sol y no me dejan la  necesaria intimidad para montar mi tienda. Un Señor con el coche aparcado cerca de la orilla carga unas bolsas llenas de arena, el lugar es perfecto para acampar. Un poco de campo y unos árboles para pasar inadvertido. Pero se hace tarde y el señor no parece terminar. Bajo una rampa hasta el campo y le ofrezco ayuda al señor, que sonrriente accede. Con mi ayuda en dos viajes estan todos los sacos de arena. Con el trabajo hecho intentamos conversar pero no consigo entender una palabra de lo que me dice, me disculpo por mi ignorancia. El se va a su casa y yo a la mía.

« Prev: :Next »

Leave a Reply